HASTA SIEMPRE


Esta mañana, todos juntos, todos unidos, le hemos dado el último "hasta siempre" a nuestra  Concha.    Faltan  palabras para expresar su esencia, pues era un todo indescriptible,  persona excepcional donde las haya,  pero  sobran  sentimientos, sentimientos de amor, comprensión, dulzura, tolerancia , gratitud. Luz entre las sombras, agua en el desierto, rama cobijadora bajo el sol abrasador y, aunque  su propia luz se haya apagado, nos seguirá iluminando al resto  desde allá donde esté.  Nos faltarán sus consejos, sus  palabras de ánimo y su mano cogiendo la nuestra, pero  seguirá por siempre entre nosotros. Hace dos días se fundió con aquello que tanto amaba, la naturaleza.  Se convirtió en el viento que nos acaricia cada mañana, en el agua que nos reconforta y calma la sed, en el pájaro que con su trino nos recuerda que el mundo es bello a pesar de tener  cosas feas.  Su luz se apagó pero dejó encendidos varios faroles para guiarnos el camino a seguir, un camino de piedras que endurecen nuestros pies pero que, gracias a ella, podremos recorrer con mayor facilidad. Habrá momentos de desfallecimiento pero buscando en nuestro interior encontraremos las  herramientas que nos dio para picar las piedras y  seguir adelante. Miraremos a los lados del camino  y veremos un campo lleno de amor, plagado de bondad, brillante de sabiduría, y ese campo será Concha. En cada flor, en cada fruto, en cada aroma, allí estará Concha.
Hasta siempre amiga del alma, hasta siempre porque NUNCA  adiós.

Para Concha Hurtado Sánchez, “alma mater” del Banco del tiempo  y de tantas otras cosas maravillosas más.

No hay comentarios: